Posts etiquetados ‘Malnacidos de la Historia’

El caballero que hoy ocupa nuestro espacio es uno de los ideólogos del dominio de los españoles sobre los indios americanos.
Juan Ginés de Sepúlveda (1490-1573), filósofo y jurista, en su tratado sobre “Las causas de la justa guerra contra los indios” explica su visión sobre los indios (y sobre las mujeres también)
“Con perfecto derecho los españoles imperan sobre estos bárbaros del Nuevo Mundo e islas adyacentes, los cuales en prudencia, ingenio, virtud y humanidad son tan inferiores a los españoles como niños a los adultos y las mujeres a los varones, habiendo entre ellos tanta diferencia como la que va de gentes fieras y crueles a gentes clementísimas.

¿Qué cosa pudo suceder a estos bárbaros más conveniente ni más saludable que el quedar sometidos al imperio de aquellos cuya prudencia, virtud y religión los han de convertir de bárbaros, tales que apenas merecían el nombre de seres humanos, en hombres civilizados en cuanto pueden serlo.

Por muchas causas, pues y muy graves, están obligados estos bárbaros a recibir el imperio de los españoles […] y a ellos ha de serles todavía más provechoso que a los españoles […] y si rehusan nuestro imperio (imperium) podrán ser compelidos por las armas a aceptarle, y será esta guerra, como antes hemos declarado con autoridad de grandes filósofos y teólogos, justa por ley natural.

La primera [razón de la justicia de esta guerra de conquista] es que siendo por naturaleza bárbaros, incultos e inhumanos, se niegan a admitir el imperio de los que son más prudentes, poderosos y perfectos que ellos; imperio que les traería grandísimas utilidades, magnas comodidades, siendo además cosa justa por derecho natural que la materia obedezca a la forma.”

No sólo era el ideólogo principal que armaba de discurso racista y justificaba las atrocidades que se cometieron contra la población americana, si no que además era enemigo de cualquier mejora en la condición del trato hacia ellos. Como demuestra su oposición a las “Leyes Nuevas” de 1542, que intentaba dar un trato más humano a los indios americanos. Sin embargo, la presión de los encomenderos y las ideas de Ginés de Sepúlveda las derrocaron.
Habrá algún lector que pueda decir que Juan Ginés de Sepúlveda era un “hombre de su tiempo” y por lo tanto no se le puede juzgar con ojos contemporáneos. Eso podría ser así, de no haber existido gente como Bartolomé de las Casas, o años más tarde pensadores e ideólogos como Winstanley, Spinoza, etc).
Sin embargo, a pesar de lo anteriormente expuesto, Ginés de Sepúlveda tiene calle en Córdoba y un colegio en Pozoblanco.

Anuncios

LOUIS ADOLPHE THIERS.

Entre sus habilidades destacó el escapismo político: cambiaba de lado del hemisferio político, hasta que se situó donde le correspondía. Muy a la derecha.

Entre sus divertimentos parece que destacó el tiro al trabajador. Ya en su época de ministro de Interior fue implacable con la represión contra la rebelión de los obreros de la Seda de 1834. Aproximadamente unos 600 muertos y 10.000 detenidos, en lo que fue llamada “la Semana Sangrienta de Lyon”.

Parece que Thiers tenía preferencia por estas “actividades”, así también será el mayor responsable de la represión de la Comuna de Paris o llamada también “La Semana Sangrienta (Semaine sanglante)” en 1871 que deja pequeña de la de Lyon. Las cifras oficiales dan como 17.000 muertos entre los “comuneros de Paris”, pero los historiadores entre alguna fosas encontrada con más de 800 cuerpos y los fusilamientos en masa con ametralladora, hablan de unos 30.000 muertos. Además de 43.522 detenciones, deportaciones, maltrato, carcel y muerte.
Es justo nombrar que en el ejército hubo 877 muertos y 6.500 heridos.

Ese era Thiers, un hombre que acabó con la vida de decenas de miles de personas que gritaban por la “république démocratique et sociale !” y sin embargo si paseas por algunas ciudades y pueblos franceses puedes encontrar su calle (no en París). Aunque poco a poco se pide que desaparezca de los los lugares de la memoria. Sirvan estas lineas a explicar el porqué.