Como Oraculos de nuestro tiempo las empresas de rating determinan nuestro futuro en manos de los mercados. Moody’s, Fitch y Standard and Poor’s son los nombres anglosajones de las sibilas délfica actuales, ellos dirán a los especuladores (perdón, aventureros del siglo XXI) si es bueno invertir en este o otro país, si necesitamos realizar más ajustes (que recaigan sobre los trabajadores por supuesto), si estamos lo suficientemente chinatizados.
¿Quién no recuerda la traición comprada de los oráculos al rey Leónidas de Esparta? ¿son estos oráculos objetivos, nobles y sin intereses?
Por favor Robespierre, levanta la cabeza (y el cuerpo también) y vuelve a traer la razón y la luz sobre el oscurantismo en que nos ha sumido la religión financiera.

que fiesta tan guapa”- se decía el estudiante español mientras cambiaba de canal.

  • Por haber perdido el tiempo formándonos
  • Por aceptar contratos precarios cuando no estamos en el paro
  • Por haber comprado pisos a precios muy abusivos,  ya que nos decían que era el mejor momento y que si no, seguirían subiendo y nunca tendríamos un techo.
  • Por no terner hijos ya que somos egoistas y queremos todo el dinero para nuestro bienestar y no pensamos en vuestras jubilaciones.

¡TRANQUILOS!

  • Trabajaremos más años para que no os falte de nada, durante más tiempo y ganando mucho menos
  • Abriremos Fondos de Pensiones para que al sistema bancario tenga dinero para sus negocios que hacen por el bien común

Y sobre todo…

  • No haremos nada al respecto,

¡Gracias por dejadnos existir! ¡Viva el pacto social y la estabilidad!

Llevamos varios días en estado de shock, una vez más la realidad nos ha puesto en su sitio superando cualquier deformación que se nos pudiera ocurrir.
Parece ser que el expresidente Aznar fue a una conferencia de agentes inmobiliarios, estos lo recibieron al grito de “presidente, presidente” y el les comentó “que era una especie a proteger” y les habló de las bondades de la globalización. Y de todas esas cosas que le gustan a este señor. Sólo hay un detalle que hemos dejado en el tintero…
Los agentes inmobiliarios iban vestidos de kimono y sonaba la canción de Rocky.
Malditos new age, pelotas coorporativistas, siempre se os ocurren las gilipolleces mayores (para envidia del surrealismo).

La noticia para quien piense que nos lo hemos inventado

No nos oponemos a la construcción de molinos eólicos gigantes pero creemos que también hacen falta grandes quijotes para luchar contra la banca

¡A mi la Legión!

Publicado: 22/11/2010 en Uncategorized
Etiquetas:, ,

Botín y sus compinches, examinando el ídem

 

Los pesqueros españoles van a pedir a Defensa mayor protección de armas para combatir a los piratas de Somalia.
Desde Esbarraus solicitamos al Ministerio de Defensa que nos proteja de los Piratas que nos saquean todos los días a la mayoría de los ciudadanos, es decir: banqueros, especuladores, Mercados, y su Brunete Mediatica.
Señora Chacón, ¡a mí la Legión!

 

 

“Yo puedo decir lo que quiera, yo puedo jugar con las palabras, yo puedo acusar, yo puedo excusar. Tu, sin embargo, piensas diferente, está claro que eres un terrorista”

Feminismo católico

Publicado: 09/11/2010 en Uncategorized
Etiquetas:

Benedicto XVI: “la Iglesia aboga por adecuadas medidas económicas y sociales para que la mujer encuentre en el hogar y en el trabajo su plena realización”

Menos mal que de los niños no dice nada

El caballero que hoy ocupa nuestro espacio es uno de los ideólogos del dominio de los españoles sobre los indios americanos.
Juan Ginés de Sepúlveda (1490-1573), filósofo y jurista, en su tratado sobre “Las causas de la justa guerra contra los indios” explica su visión sobre los indios (y sobre las mujeres también)
“Con perfecto derecho los españoles imperan sobre estos bárbaros del Nuevo Mundo e islas adyacentes, los cuales en prudencia, ingenio, virtud y humanidad son tan inferiores a los españoles como niños a los adultos y las mujeres a los varones, habiendo entre ellos tanta diferencia como la que va de gentes fieras y crueles a gentes clementísimas.

¿Qué cosa pudo suceder a estos bárbaros más conveniente ni más saludable que el quedar sometidos al imperio de aquellos cuya prudencia, virtud y religión los han de convertir de bárbaros, tales que apenas merecían el nombre de seres humanos, en hombres civilizados en cuanto pueden serlo.

Por muchas causas, pues y muy graves, están obligados estos bárbaros a recibir el imperio de los españoles […] y a ellos ha de serles todavía más provechoso que a los españoles […] y si rehusan nuestro imperio (imperium) podrán ser compelidos por las armas a aceptarle, y será esta guerra, como antes hemos declarado con autoridad de grandes filósofos y teólogos, justa por ley natural.

La primera [razón de la justicia de esta guerra de conquista] es que siendo por naturaleza bárbaros, incultos e inhumanos, se niegan a admitir el imperio de los que son más prudentes, poderosos y perfectos que ellos; imperio que les traería grandísimas utilidades, magnas comodidades, siendo además cosa justa por derecho natural que la materia obedezca a la forma.”

No sólo era el ideólogo principal que armaba de discurso racista y justificaba las atrocidades que se cometieron contra la población americana, si no que además era enemigo de cualquier mejora en la condición del trato hacia ellos. Como demuestra su oposición a las “Leyes Nuevas” de 1542, que intentaba dar un trato más humano a los indios americanos. Sin embargo, la presión de los encomenderos y las ideas de Ginés de Sepúlveda las derrocaron.
Habrá algún lector que pueda decir que Juan Ginés de Sepúlveda era un “hombre de su tiempo” y por lo tanto no se le puede juzgar con ojos contemporáneos. Eso podría ser así, de no haber existido gente como Bartolomé de las Casas, o años más tarde pensadores e ideólogos como Winstanley, Spinoza, etc).
Sin embargo, a pesar de lo anteriormente expuesto, Ginés de Sepúlveda tiene calle en Córdoba y un colegio en Pozoblanco.

Un proyecto de colaboración con la la Industria Farmaceútica ha dado la solución al problema de las pensiones a gobiernos y financieros.
Ya no trabajaremos hasta los 65, si con 100 años estaremos como toros.
Desde “esbarraus”, en nuestra labor de contraprogramación ideológica,  apostamos por una solución más placentera